8 de octubre de 2017

La Reforma Protestante en la Iglesia (siglo XVI)

• A comienzos del siglo XVI surgió en Alemania un movimiento religioso que pretendía reformar las leyes del cristianismo, rechazó el dogma católico y negó la autoridad del papa. La Reforma generó la creación de otras religiones cristianas que fueron llamadas "protestantes".

• La Reforma Protestante surgió por el malestar de muchas personas respecto a la Iglesia católica, por varios motivos: los sacerdotes vivían llenos de riquezas y lujuria; los cargos religiosos no se "ganaban", sino que se compraban con dinero; e incluso los pecados eran perdonados a cambio de riquezas.

• En 1515, el papa León X ordenó nuevas construcciones religiosas. ¿Con qué dinero? Ofrecía, como era habitual, "vender" el perdón de Dios: las personas que le dieran riquezas a la Iglesia tenían el derecho a ir al Paraíso. El monje alemán Martín Lutero, en 1517, escribió un documento contra la Iglesia católica y llamó a independizarse de ella, creando así nuevas religiones conocidas como "protestantes". En 1520, el papa "excomulgó" a Lutero: lo envió simbólicamente al Infierno.

• ¿Qué reformas (cambios) proponían los protestantes? 1) La salvación se debe solo a la fe en Dios, y no a las "buenas obras". 2) Cada persona puede interpretar libremente la Biblia. 3) El papado no es una institución creada por Jesucristo. 4) El culto a la virgen y los santos debe eliminarse. 5) El purgatorio no existe.

• "Al poder centralizador de la Iglesia, principal propietaria de tierras en Alemania e Italia, se le opusieron la Reforma protestante, por un lado, y los humanistas italianos del Renacimiento, por el otro: ambas corrientes sostenían teorías políticas con orientaciones 'nacionalistas'".

• "En Europa, durante el siglo XVI, los principales enfrentamientos y conflictos fueron, en apariencia, de tipo predominantemente religioso entre católicos y protestantes. Pero, sin desdeñar la importancia de los factores religiosos, es necesario tener en cuenta que el sector protestante estaba vinculado económicamente con el desarrollo comercial manufacturero y, políticamente, con el nuevo papel del rey, como árbitro cuyo objetivo era la riqueza nacional; mientras que el sector católico, ligado a la monarquía española y representado por la Contrarreforma y la Inquisición, expresaba el intento de retroceso a una economía de tipo señorial".

Citas extraídas de "Actualidad del pensamiento sociopolítico clásico" (Nélida Archenti y Luis Aznar).

No hay comentarios:

Publicar un comentario