9 de febrero de 2016

Un día en la Edad Media

Suelo sufrir pensando que el ser humano no evolucionó, que vivimos igual o peor que hace mil años. Eso me angustia. Pero no estoy seguro de que sea así. De hecho, cuanto más leo sobre la Edad Media, más creo que, aunque sea un poquito, la vida de la mayoría de las personas mejoró.

Imaginemos un día, cualquiera, del año... 1343. Pongámosle que vivís en algún país "desarrollado" de Europa: Francia, Italia. Lo más probable es que seas campesino, como el 90% de la población.

Te despertás al lado de alguien. No de tu pareja: de muchas personas. Tal vez tus padres, tu pareja, tus hijos (si no se murieron durante el parto) y también algunos hermanos. Las familias viven en pequeñas casas de barro o madera, con una sola sala. Un solo espacio para hacer todo. Te despertás con el sol, pero recién cuando se despierte el líder familiar (probablemente tu papá) se levantarán todos. Todos duermen exactamente en el mismo horario, ya que hay sólo una sala. En ella se hará todo.

Se levantan y corren las camas. "Camas" se les llama a una suma de lanas y paja que se usaban para amortiguar la dureza del suelo y separarse de los insectos. No de mosquitos: de hormigas, chinches, escarabajos y montones de pulgas que habitaban las casas.

Había que correr las "camas" a un rincón para colocar la única mesa y desayunar. El desayuno de cada día era agua fría o caliente, según la temperatura. Se calentaba todo en un fueguito que se armaba dentro de la casa. Tenías que tener mucho cuidado, porque cada tanto había un incendio en las casas por ese fueguito, y seguro que vos no querías ser el próximo incendiado.

Si tenías suerte, tu familia poseía una vaca y algunas mañanas podías tomar leche. Para comer, un pedazo de pan duro de tres o cuatro días atrás. Y enseguida, a trabajar en el campo. Fueras hombre, mujer, niño o niña: desde los 5 años ya tenías que sembrar, cosechar, remover, ordeñar, lo que fuera.

Trabajabas unas... 12 horas en verano, y 10 en invierno. Desde que salía el sol hasta que se ponía, con algún descanso para comer. El "almuerzo" consistía en un poco de agua en jarra, algún pan con queso o alguna verdura, una fruta y, cada tanto, un pequeño pedazo de carne comprado en la feria.

En invierno hace mucho frío. Si la familia tiene animales, los hacen vivir dentro para que generen calor. Y en verano hace calor para trabajar bajo el sol, pero no hay opción. Nada de darte una ducha con jabón de glicerina: te bañás en el río más cercano, que puede estar a un kilómetro, o te tirás un poco de agua y raspás hasta sacarte toda la mugre que puedas. Igual, te va a durar poco, porque tus pisos son de tierra, así que te ensuciarás enseguida.

Por suerte, hoy no te pasó nada: no te cortaste con algún elemento filoso, no te dolió la cabeza, no se te infectó un diente. Porque esas cosas no solamente no tienen alivio y tenés que aguantártelas sin siquiera descansar: muchas veces te llevan a la muerte. Cualquier enfermedad o herida, como casi no tenían tratamiento y las condiciones de vida eran pésimas, podía desencadenar que bajaran tus defensas, te agarraran otras enfermedades y murieras joven.

Al anochecer no hay mucho que hacer, y estás tan cansado que sólo querés dormir. La cena es en la oscuridad, con el fuego iluminando: agua con pan, fruta o verdura. Luego, a correr todo a un rincón para armar las "camas" de lana o lo que fuera. Y cerrar los ojos sin pensar si mañana será lunes, sábado o 1° de enero, porque, de todas formas, todos tus días son un poco iguales.

8 de febrero de 2016

La Guerra de los Cien Años (1337-1453)

La Guerra de los Cien Años fue un conflicto entre los poderosos de Francia y de Inglaterra, que, como siempre, querían más poder, tierras y riquezas.

Se extendió durante más de cien años (entre 1337 y 1453), pero no es que hubo dos ejércitos luchando todo ese tiempo; sino que se le llama "Guerra de los Cien Años" a la sumatoria de batallas y conflictos que hubo durante esa época, con algunos períodos de paz en el medio.

El "ganador" (si es que una guerra puede tener ganadores) fue Francia, que se quedó con la mayor parte de los territorios que estaban en disputa. Pero, para saber un poco más sobre la guerra, conviene ir a los artículos de esa época sobre Francia e Inglaterra. Chau, hasta luego.

7 de febrero de 2016

Etiopía (1270-1526)

Mapa del año 1300
Etiopía es un país de África. El territorio ya estaba habitado desde hace miles de años, pero la primera civilización (pueblo con sistema de escritura) conocida que lo pobló fue el reino de Aksum, entre los siglos I y X. La región adoptó el cristianismo como religión cerca del siglo V.

El primer reino de Etiopía se conformó alrededor del año 1000, en el norte del territorio actual. Fue extendiéndose hasta que, alrededor de 1270, se conformó el Imperio de Etiopía, también conocido como Abisinia.

Ese año, Yekuno Amlak se casó con la hija del rey Yetbarak y se proclamó Negus negusti (emperador), argumentando que descendía de los antiguos reyes de Aksum.

Etiopía tenía tres provincias principales: Tigré, Amhara y Shoá. Los Negus negusti más importantes de los primeros siglos fueron Amdé Tsion (1314-1344) y Zera Yaqob (1434-1468), que persiguió a los musulmanes y redactó el Libro de la Luz.

En 1490, Etiopía fue visitada por exploradores portugueses. A principios del siglo XVI, el emperador Dawit II (o David II) envió un mensajero a Portugal para solicitar ayuda contra los musulmanes. Por eso, en 1520, una flota portuguesa viajó a Etiopía y permaneció allí durante seis años.

6 de febrero de 2016

Japón (1333-1467)

Representación del emperador Go-Daigo (1318-1339)
Resumen de lo publicado. Japón está compuesto por 4068 islas. El Estado japonés (o sea, la unión de la mayoría de esas islas mediante leyes y gobernantes comunes) comenzó a crearse alrededor del año 300. Hasta el 700 hubo un período de expansión. Esto significa que el gobernante decidía invadir nuevas islas para imponer esas leyes comunes. En el año 702 se compilaron las leyes en un texto llamado Codigo Taího, que, con reformas, perduró hasta 1912. Durante el Período Nara (710-794) se instauró un gobierno burocrático. O sea que el Estado contrataba a muchas personas que no generaban nada sino que controlaban que se cumplieran las leyes. Dicen los historiadores que fueron buenos años para Japón, de "prosperidad". En el Período Heian (794-1185), los japoneses dejaron de tomar como modelo a los chinos y crearon una cultura propia. En esa época aumentó la corrupción en el Estado. Fujiwara Yoshifusa gobernó entre 804 y 872, y aprovechó para acomodar a su familia en los principales puestos del Estado. Michinaga-No-Fujiwara (996-1027) fue otro poderoso líder del clan y llegó a tener tanto poder como el emperador. El clan Fujiwara fue perdiendo poder, y aparecieron otros clanes (familias numerosas, poderosas y con objetivos comunes) que lucharon por el poder: los Taira y los Minamoto, que al final se quedaron con el gobierno de Japón. El "Shogunado de los Minamoto" perduró entre los años 1185 y 1333. Se llamó shogunado porque el cargo principal era el del shogun, líder de las tropas, y el emperador sólo era una figura decorativa. El shogún lideraba a los samurais, tropas de guerreros con estrictos códigos morales (no significa que eran códigos morales justos, sólo "estrictos"). Entre 1219 y 1221 hubo una guerra entre los Minamoto (el shogún y sus samurais) y el clan Hojo (del que surgió el emperador y sus funcionarios). El triunfo de los Minamoto dejó en claro que el emperador ya no tendría ningún poder en las décadas siguientes. Durante el siglo XIII, se popularizó el budismo. En 1274, el Imperio Mongol, que venía expandiéndose a lo bestia en Asia, invadió Japón. Fue una batalla épica donde los samurais pudieron probar sus fuerzas ante un gran ejército que los sorprendió con sus estrategias desconocidas, como la "nube de flechas". Las condiciones climáticas ayudaron a los japoneses, que cambiaron sus métodos y consiguieron expulsar a los invasores. La segunda y última invasión de los mongoles fue en 1281, pero casi no pudieron bajar de sus barcos: un viento de tremenda fuerza los atacó y debieron huir llenos de terror.

¿Cómo sigue la historia? A principios del siglo XIV, el clan Hojo, que estaba en decadencia, se enfrentó a un intento de restauración imperial, ahora bajo la figura del emperador Go-Daigo (1318-1339). Kusunoki Masashige, principal guerrero del emperador, se convertiría en un modelo para los samurais.

Go-Daigo, que había huido con las insignias imperiales, retornó a Japón en 1333. Los Hojo enviaron a su principal general, Ashikaga Takauji, a capturarlo, pero Takauji los traicionó y se alió con el emperador. Finalmente, los ejércitos de Go-Daigo, de Takauji y de otro guerrero llamado Nitta Yoshisada pusieron fin al clan Hojo.

A partir de 1336, cuando Ashikaga Takauji fue proclamado shogún, comenzó el período Muromachi, que duraría hasta 1467.

El shogún consideró que el emperador no le dio suficientes riquezas y poder por su ayuda, así que pronto se convirtió en su rival, lo derrotó y nombró a otro emperador, Komyo.

Durante 50 años existieron dos cortes imperiales: una en el sur, hacia donde huyó Go-Daigo tras su derrota; y otra en el norte, donde se mantuvo Takauji. Recién en 1392, gracias a la intermediación del shogún Ashikaga Yoshimitsu, ambas familias se reconciliaron y se unificaron.

5 de febrero de 2016

Escocia (1329-1460)

Retrato del rey Jacobo I (1406-1437)
Resumen de lo publicado. En el siglo VI, el territorio de Escocia estaba ocupado por los escotos, anglos, pictos y britones. En el siglo VIII, los vikingos colonizaron el norte y el noroeste. En el siglo IX se constituyó por primera vez el reino de Escocia, que se expandió en los siglos X, XI y XII. Malcolm III (1057-1093) asesinó a Mac Beth y fundó la dinastía Canmore, que perduró 200 años. Se casó con Margarita, hija del rey inglés Eduardo. En 1071 fue forzado a firmar el Tratado de Aberbethy y su hijo fue tomado rehén en Inglaterra. Realizó dos asaltos para rescatarlo, pero fue derrotado. Malcolm encabezó una incursión final en 1093 que terminó con su muerte. En el siglo XII, el feudalismo (sistema económico en el que las tierras se dividen entre los más poderosos, que esclavizan a los trabajadores y pagan impuestos al rey) ingresó en Escocia, que mantuvo su independencia en los siglos XII y XIII. Crecieron las ciudades, y se creó una nueva clase económica, similar a lo que conocemos como burguesía: comerciantes que ganaban más dinero que el que necesitaban. En 1286 murió el rey Alejandro III. Heredó el trono su nieta Margarita, que también murió; y no había sucesor. Entonces, Inglaterra volvió a meterse en la política escocesa, impuso como rey a Juan de Balliol (1292-1296) y pronto quiso anexionar el territorio: transformar a Escocia en parte de Inglaterra. En ese momento se produjeron las llamadas Guerras de independencia, en las que William Wallace lideró al ejército escocés que evitó esa anexión. Escocia recuperó un rey local durante el gobierno de Roberto I (1306-1329).

¿Cómo sigue la historia? Las luchas contra Inglaterra por mantener la independencia se mantuvieron durante el reinado de David II (1329-1371). Incluso, el rey debió huir de Escocia en 1333, recuperó la corona, pero luego fue prisionero en Inglaterra, entre 1346 y 1357. No tuvo hijos, por lo que fue sucedido por su sobrino Roberto II (1371-1390), inaugurando la dinastía Estuardo.

Los Estuardo gobernarán Escocia durante el resto de la Edad Media, un periodo de prosperidad que va desde el final del siglo XIV hasta la Reforma Protestante (siglo XVI). Pese a ello, las luchas con Inglaterra continuarán, así como la división interna entre las Highlands o “Tierras Altas” y los Lowlands o “Tierras Bajas”.

El príncipe James I, o "Jacobo I", tuvo que ser enviado a Francia durante su infancia para protegerlos de posibles ataques, pero los ingleses igual lo capturaron durante 18 años, con la indulgencia de su tío, que gobernó en su lugar. Jacobo era rey desde 1406, pero recién fue rescatado con dinero en 1424. Sus decisiones fuertes y polémicas generaron aliados y enemigos. Fue asesinado en 1437, en el marco de una conspiración.

Jacobo II (1437-1460) tuvo un hermano gemelo que murió a poco de su nacimiento. Heredó el trono a los 7 años, así que hasta su mayoría de edad, fueron sus representantes los que tomaban las principales decisiones. Murió en 1460 por la explosión de un cañón, debido a la falta de experimentación con objetos que utilizaban pólvora.

4 de febrero de 2016

Lucha de campesinos en Francia (1328)

Durante el año 1328, en la ciudad francesa de Flandes, un grupo de campesinos, liderado por Nicolaas Zannekin, se enfrentó al ejército del rey Felipe VI, que los obligaba a vivir en la miseria, ya que les cobraba impuestos altísimos.

El ejército del rey, mejor armado, los derrotó, y Nicolaas terminó suicidándose. Pero aquellos campesinos franceses, lejos de haber fracasado, dieron un ejemplo de honradez y comunión que fue imitado por miles de luchadores en los siglos siguientes.

3 de febrero de 2016

España (1320-1440)

Mapa de la actual España en el año 1330
Resumen de lo publicado. Luego de la etapa de dominio romano, en el siglo V tomó el poder el pueblo visigodo. En el año 711, el Imperio Musulmán conquistó la mayor parte de España, excepto las montañas del noreste, donde se refugiaron los cristianos. Luego de casi un siglo de resistencia, los cristianos formaron los primeros reinos españoles: Navarra, Asturias, Castilla y Aragón. Al gobierno musulmán en España se le llamó emirato o califato, y la capital era la ciudad de Córdoba. En el siglo XI, el califato de Córdoba se había fracturado y se formaron "taifas" (pequeños reinos) independientes. La más poderosa fue la de Sevilla. Tras la desaparición del califato, intervinieron en España tres imperios de África: almorávides, almohades y benimerines. Los almorávides unificaron la parte de España que había sido dominada por los musulmanes, pero su imperio rápidamente se fraccionó. Los almohades se extinguieron en el siglo XIII. Cataluña y Aragón se unieron en 1137. El siglo XIII fue una época de grandes conquistas para los reinos españoles, que se unieron a partir de la batalla de las Navas de Tolosa (1212) terminaron con la sumisión de los musulmanes. Alfonso VIII de Castilla (1158-1214) encerró a los musulmanes en la región de Andalucía y estrechó relaciones con otros estados europeos. Fernando III de Castilla (1217-1252) incorporó Córdoba, Sevilla y Murcia a los dominios cristianos, dejando a los musulmanes solamente la ciudad de Granada. El poder de los reyes se reducía por la cantidad de riquezas que ofrecían a los caballeros del ejército por su participación en las guerras. En algunas ciudades, como Zaragoza y Barcelona, existía una gran actividad mercantil, y allí fue formándose una clase social (llamada burguesía) de comerciantes que comenzaban con pequeñas riquezas pero acumulaban posesiones hasta conseguir mucho poder económico, al punto que podían prestar dinero que luego debía ser devuelto con intereses (o sea, más de lo que se había prestado). Hacia mediados del siglo XIII se había producido una división político-territorial que fue llamada la España de los cinco reinos: Reino de Portugal, Reino de Navarra, Corona de Castilla, Corona de Aragón y Emirato de Granada. Alfonso X el Sabio (1252-1284) descuidó el gobierno de la Corona de Castilla, pendiente de ocupar el trono del Imperio Germano. Lo destronaron, pero fue una de las personalidades más sobresalientes en el plano cultural. La Corona de Aragón, en tanto, fue ocupada por Jaime I el Conquistador (1213-1276), que dividió posesiones entre sus dos hijos. Existió un clima de cierto "bienestar", en el que aumentó la población y hubo mayor estabilidad política, hasta el siglo XIV, cuando Europa sufrió una gran hambruna y la terrible peste negra, que mató a un tercio de su población. Para sostener los gastos administrativos, los reyes aumentaron el valor de los impuestos, lo que generó numerosas protestas de campesinos.

¿Cómo sigue la historia? El período acontecido entre los años 723 y 1400 es conocido como "la reconquista española". ¿Por qué? Porque las tierras que ocupaba el pueblo visigodo habían sido conquistadas por musulmanes; y luego distintos reinos cristianos (que conformarían España) comenzaron a luchar para "reconquistar" esos territorios.

En el año 1328, Navarra volvió a ser un reino independiente, luego de separarse de España, por lo que la península seguía dividida en cinco pueblos: Portugal, Castilla, Aragón, Navarra y Granada.

Castilla no atacaba Granada, único emirato musulmán, por los beneficios que obtenía en las relaciones comerciales. Por lo tanto, se puede decir que la reconquista fue detenida curiosamente por los españoles; el dinero ya valía más que la religión.

Alfonso XI (1312-1350) fue un importante rey para Castilla, ya que consiguió darle mayor orden al reino. Inglaterra y Francia intentaban influir en la política castellana, y los franceses apoyaron la asunción de Enrique II de Trastámara (1366-1379), nieto ilegítimo de Alfonso.

El Reino de Aragón, en tanto, mantuvo intensas relaciones con la ciudad de Sicilia. Alfonso III (1285-1291) fue capaz de ayudar al sultán de los mamelucos de Egipto ante una invasión de cristianos a cambio de riquezas. ¿Ya dijimos que el dinero valía más que la religión? Pedro IV (1336-1387), por su parte, consiguió la corona de Sicilia, acrecentando el poder aragonés.

A mediados del siglo XV, la península ibérica se convertiría en la región más poderosa de Europa.

2 de febrero de 2016

Los oprimidos en Francia durante el siglo XIV

"La clases no privilegiadas acudían al llamado de la monarquía, para colaborar con ella no sólo en el objetivo inmediato de abatir a las clases señoriales, sino también en otro de más alto vuelo, que era el de construir una nación de más amplia base económica, social y política que la tradicional. Pero ese llamado tenía su precio, y la monarquía se mostró remisa en cumplir con sus compromisos. Las clases no privilegiadas aspiraban ahora a tener en la vida nacional un papel activo, pero aspiraban también a que ese papel proporcionase a cada uno otras condiciones de vida, las que parecían reconocerle los tratadistas del derecho natural, los legistas, los predicadores, los cortesanos legalistas. Frente a la decepción, doblemente grave en virtud de las circunstancias económicas y sociales creadas por la crisis, esas clases no privilegiadas intentaron la revolución, una revolución que constituye, por sus caracteres, el antecedente directo de las revoluciones burguesas de la Edad Moderna, y que naturalmente debían frustrarse por la inmadurez de las ideas y las aspiraciones. Pero ese fracaso revelaba nada más que eso: la inmadurez; de ningún modo la inoperancia histórica de las fuerzas que desencadenaron el movimiento".

Extraído del libro La Edad Media, de José Luis Romero

1 de febrero de 2016

La clase trabajadora en el siglo XIV

"Menos firme fue el sentimiento nacional en las clases extremas de la escala social. Las capas inferiores del proletariado urbano y del proletariado campesino carecían de perspectiva, y esperaban muy poco de los cambios que la burguesía quería provocar en su provecho. Más aún, muy pronto descubrieron que ésta se diferenciaba poco como clase hegemónica de la que le había precedido en el control de la vida económica, y su primera reacción fue de resistencia frente a las nuevas oligarquías burguesas"

Extraído del libro La Edad Media, de José Luis Romero.

22 de enero de 2016

El nacionalismo, según Juan José Saer (1984)

"La prueba de que lo nacional es una categoría vacía, o por lo menos relativa, es que es válida para todas las naciones. En un conflicto armado, por ejemplo, todas las partes la reivindican. Es comprensible: proferir absolutos dispensa de tener razón. Yo creo más en la justicia que en la patria. Lo nacional debe subordinarse a lo que es justo"

Juan José Saer, escritor argentino, 1984

21 de enero de 2016

La censura, según Borges (1984)

"La censura depende, según se sabe, de los Estados o de la Iglesia; no hay ninguna razón para suponer que esas instituciones sean invariablemente imparciales. El individuo tiene el derecho de elegir el libro o el espectáculo que le place; no debe delegar esa elección a personas desconocidas y anónimas. Por lo demás, un censor tiene la obligación de prohibir, ya que si no lo hace, pierde su puesto".

"El individuo es real; los estados son abstracciones de las que abusan los políticos, con o sin uniforme"

(Jorge Luis Borges, La censura, 1983)

20 de enero de 2016

La utopía, según Borges (1983)

"Mi Utopía sigue siendo el país o todo el planeta, sin Estado o con un mínimo de Estado, pero entiendo no sin tristeza que esa Utopía es prematura y que todavía nos faltan algunos siglos. Cuando cada hombre sea justo, podremos prescindir de la Justicia, de los Códigos y de los gobiernos"

(Jorge Luis Borges, El último domingo de octubre, 1983)

19 de enero de 2016

Cine (1960-1969)

"En los años 60, cuando la tecnología se llamaba televisión, Alfred Hitchcock y otros realizadores resolvieron imponer nuevas reglas que alterasen el modo de concurrir al cine (y que, por lo tanto, variaran los mecanismos de percepción). Era usual por entonces que los espectadores norteamericanos ingresaran en cualquier momento en la sala y que, por ejemplo, vieran en primera instancia los treinta minutos finales de un largometraje y sólo después la hora inicial. Con el estreno de obras maestras como Psicosis o Los pájaros, Hitchcock dispuso que nadie entrase en la sala ya iniciada la proyección: los espectadores debían ver la obra desde el comienzo"

(Extracto de un texto escrito por Eduardo Berti, publicado en Rolling Stone N°21, diciembre de 1999)

18 de enero de 2016

Sarmiento, Mansilla y un país sin indios (1870)

“Desde la perspectiva de Mansilla, Sarmiento improvisa su política de gobierno, basándola en la imitación de un modelo y en la ignorancia de la realidad a la cual se lo aplica”.

“Los textos de lectura escolar, un corpus tradicionalmente cuidadoso de reforzar la imagen oficial de la Argentina como un ‘país sin indios’, aunque menos cuidadoso en explicar el porqué de esa ausencia”.

[Cristina Parodi. Lucio V. Mansilla: temas nacionales en tono menor. Literatura Argentina I, módulo VI].

17 de enero de 2016

Elecciones en Uruguay (1830)

"En la elección de diputados para integrar la primera Camara de Representantes uruguaya en 1830, sólo votaron 7760 ciudadanos, es decir, el 5,54% de los habitantes"

(Oscar Villa y Gerardo Mendive, La prensa y los constituyentes en el Uruguay de 1830).

16 de enero de 2016

San Martín y las culturas originarias (1821)

"En 1821, San Martín ordenaba que los habitantes originarios no fueran llamados indios o indígenas, pues eran hijos y ciudadanos del Perú y debían ser conocidos como peruanos".

(Leonardo Rossiello, Retórica y discurso mimético: los diálogos patrióticos de Bartolomé Hidalgo en la prehistoria de la ciudadanía).

13 de enero de 2016

Fotografía de Victorino de la Plaza (1919)

Fotografía de Victorino de la Plaza, presidente de la Argentina entre 1914 y 1916, publicada en la revista El Gráfico en 1919.