4 de diciembre de 2015

Octava Cruzada (1270)


Las Cruzadas fueron sangrientas y asesinas invasiones que la Iglesia cristiana organizó con el fin de obtener más tierras, riquezas y poder de los que ya tenía. En las tierras invadidas vivían personas que no creían en lo que los obligaba a creer la Iglesia.

La octava y última cruzada, sin embargo, no fue impulsada por el papa, sino por el rey Luis IX de Francia, que en el año 1270 atacó Túnez con el fin de quedarse con sus riquezas y con esa vía comercial, pero murió a causa de la peste.

Aunque fue la última invasión que recibió el nombre de Cruzada, y a pesar de que la ‘Orden del Temple’ (institución creada para realizar esas masacres) desapareció en 1314, el espíritu de las Cruzadas no se perdió entre los cristianos, que años después organizaron ataques con características similares.

Las brutalidad de las Cruzadas provocó una fuerte reacción entre los musulmanes (principales víctimas). Ese odio que fomentaron los cristianos con sus Cruzadas lo seguimos sufriendo hoy, en el siglo XXI.

Si la religión generó muchísimas cosas horribles, una de las peores fueron las Cruzadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario