28 de febrero de 2017

Historietas de Superman publicadas en 1939

Superman es un personaje creado en 1938 que hizo sus primeras apariciones en la historieta Action Comics. En este texto comentaremos todas las historias publicadas en 1939 que lo tuvieron como protagonista. Todas están guionizadas por Jerry Siegel y dibujadas por Joe Shuster.

• Action Comics Nº8

En esta historia se repite algo que venía pasando: a los criminales, en vez de denunciarlos, Superman los manda a otras ciudades. ¡Malísimo! En este caso, a un tipo que contrataba chicos para que cometieran robos. Una parte increíble: Superman rompe las casas de los barrios pobres ¡para que el gobierno construya unas mejores! Más que héroe, es un pelotudo.

• Action Comics Nº9

Un detective y un cazarrecompensas intentan capturar a Superman sin ninguna chance de lograrlo.

• Action Comics Nº10

El forro de Superman, para denunciar que en una cárcel hay maltratos, traiciona a un ex convicto al que torturan durante días por culpa suya y su plan boludísimo. A esta altura ya lo odio.

• Action Comics Nº11

Un tipo se suicida después de caer en bancarrota y Superman planea una venganza contra los perversos accionistas. Un plan chinísimo y ridículo, claro.

• Action Comics Nº12

Acá la zarpa mal. Enojado porque se enteró, porque es muy boludo, de que las personas se mueren por accidentes de tránsito, ¿qué hace Superman? ¡Le pega trompadas a cualquiera y entra a romper autos!

• New York World’s Fair Nº1

Lois y Clark van a una exposición y justo-justo se cruzan con un criminal súper buscado, que intenta matar a Lois, pero Superman la salva. Argumento muy pero muy básico.

• Action Comics Nº13

Acá, Superman arranca a matar gente lo más pancho. El mensaje se vuelve sórdido. Para empezar, se le suelta un integrante de una "mafia de los taxis" y ¡plaf! muere contra el suelo. Lo peor es la reacción de Supergarca: “¡Lo que le pasó es exactamente lo que merecía!”. ¡Qué hijo de puta! Al final, aparece por primera vez el Ultra Humanite, que un poquito grosso es.

• Superman Nº1

Recopilación de historias anteriores con ocho páginas nuevas: un origen que luego fue necesariamente modificado.

• Action Comics Nº14

Superman “investiga” (porque es malísimo investigando) un sabotaje a los subtes, y resulta que está ligado al Ultra Humanite. ¿De qué modo? ¡No se explica! Notable.

• Action Comics Nº15

Superman quiere conseguir un millón de dólares para ayudar a una fundación y en la calle se cruza con un tipo que dice: “¡Puf! ¡Qué rara es la vida! Tengo tanta plata que no sé en qué gastarla... ¡y además mi existencia me aburre!”. ¿Hace falta decir algo más? Sí, que ese tipo sólo le da 10 mil y el resto lo consigue encontrando un tesoro bajo el mar.

• Action Comics Nº16

Una prédica contra las apuestas. ¿Qué hace el buen Superman? Va destrozando los casinos, robando las recaudaciones y ¡arrojándolas en la calle sobre las personas! Qué crack. Por otra parte, cree tener derecho a espiar la intimidad de cualquier inocente o desconocido, y de perseguirlo. ¿Qué sos, policía, botonazo?

• Superman Nº2

Tres historias. En la primera, Superman ayuda a un ex boxeador que intenta suicidarse a recuperar el título mundial (?). En el camino, arranca un árbol porque sí. En la segunda, tiene que evitar que un super invento, el gas antimáscara (?) caiga en manos peligrosas. En el camino, deja morir a un tipo (“Un buitre menos”, dice) y otro es condenado a silla eléctrica. En la tercera, lucha contra la mafia de las construcciones, y en el camino muere otro tipo y otro más es condenado a ser ejecutado. Uf.

• Action Comics Nº17

Evita el naufragio de un barco y descubre que fue un sabotaje planeado por ¡Ultra Humanite! Atención: el villano escapa y hay final abierto. Esto es una novedad.

• Action Comics Nº18

Hacen una campaña sucia contra un candidato a senador y Superman debe evitar que prospere.

• Action Comics Nº19

El Ultra Humanite hace renacer a la Plaga Púrpura, que mató miles de personas en la Edad Media. Un científico salva las papas, mientras Superman lo incentiva recordándole la resistencia que tuvo ¡Pasteur!

• Superman Nº3 (diciembre 1939)

Dos historias. En la primera, Clark Kent usa a un pibito de un orfanato de espía, y al pobre nene lo cagan a latigazos. Además, acosa sexualmente a Lois Lane; no es chiste. La segunda es una boludez: una mujer se le aparece a Lois diciéndole que su marido se volvió un contrabandista, y ella y Clark salen a buscarlo. Dios me libre.

27 de febrero de 2017

El mago de Oz (película de 1939)

El mago de Oz es una película dirigida por los estadounidenses Victor Fleming, Mervyn LeRoy, Richard Thorpe y King Vidor. Dura 101 minutos y fue estrenada en 1939.

Cuando la vi, en 2005, escribí esto: "Medio pesada, especialmente por su parte musical. Poco logrados el Espantapájaros y el León. No recomendable".

Los especialistas en cine tendrán motivos para enojarse y explicarán que los efectos especiales, la utilización del color, la producción y muchas otras cosas más son geniales e innovadores, pero yo, con una mirada más ingenua, la del que busca una buena historia, me aburrí.

El único dato que deseo agregar es que la actriz principal es Judy Garland, una de las más famosas en la historia del cine.

26 de febrero de 2017

Lo que el viento se llevó (película de 1939)

Lo que el viento se llevó es una película dirigida por los estadounidenses Victor Fleming, George Cukor y Sam Wood. Está basada en un libro de Margaret Mitchell y fue estrenada en 1939.

La vi en el año 2005 y en ese momento escribí este comentario: "Larga, pero bastante llevadera. Una historia de amor 'cotidiana' que cambia completamente por la Guerra de Secesión americana. El final deja algo que desear".

Lo que agrego ahora, en 2017, es que dura 224 minutos (¡casi cuatro horas!) y que fue importante para la historia del cine, por la cantidad de dinero que movilizó, el tiempo de filmación y los efectos especiales utilizados.

De todas maneras, si en el 2005 me pareció que no era la gran cosa, supongo que si la veo ahora pensaría lo mismo.

[Nota: ya no está disponible en Youtube, así que sólo puedo compartirles el trailer (publicidad) de la película]

21 de febrero de 2017

Action Comics N° 1 al 7 (1938)

Action Comics es una historieta publicada en Estados Unidos, en la que Superman hizo su primera aparición. Acá comentaremos los números 1 al 7, publicados durante 1938. Todos están guionizadas por Jerry Siegel y dibujadas por Joe Shuster.

• Action Comics N° 1

Primera aparición de Superman. Se intenta una explicación científica para sus poderes: que en el planeta Krypton la vida existe hace más tiempo, entonces evolucionaron. Superman no respeta las leyes y es soberbio. No trabaja en el Daily Planet, sino en el Daily Star. Es vengativo y abusa de su fuerza. De hecho, ya en la portada de este número rompe un auto porque está enojado con los que secuestraron a Lois Lane. ¿Por qué la secuestraron? Porque los había rechazado en una fiesta. Los delincuentes son cobardes y bastante torpes. Lois es cruel, frívola y superficial. Esta primera historia tiene 13 páginas, venía acompañada de historietas de otros personajes y valía 10 centavos.

• Action Comics N° 2

Superman lucha contra vendedores de armas que fomentan guerras en Sudamérica (en un país ficticio) y mercenarios que se venden al mejor postor. Se enrola en el ejército de San Monte y mientras tanto, vestido de Superman, saca fotos para el diario. Lois es sentenciada a muerte por espía y Superman la salva un segundo antes. Vean este ridículo diálogo:

—Traficante: Dejame volver a Estados Unidos. ¡Aprendí a odiar la guerra!
—Superman: Está bien, pero tenés que dejar de fabricar armas.

Y otro más:

—Caballeros, es evidente que han estado peleando solamente para favorecer la venta de municiones. ¿Por qué no se dan la mano y hacen las paces?

• Action Comics N° 3

Superman lucha contra los dueños de las minerías. Todo es obvio y evidente, los malos son malos y los buenos son buenos. El dueño de una minería es tan malo y perverso (y tonto) que decide seguir una fiesta adentro de una mina que se derrumbó. Y claro: se vuelve a derrumbar. Una pavada total. El diálogo ridículo:

—¡Oh, si pudiera volver atrás y hacer todo de nuevo! ¡Nunca supe, en realidad, a lo que se enfrentaban los hombres acá abajo!

• Action Comics N° 4

Superman pelea contra un entrenador de fútbol americano que contrata criminales para que lesionen a las figuras rivales (?). ¿Qué hace Superman? Se disfraza de la figura del equipo (???) y juega él. Eso excita a Mary, la novia del jugador, que lo dejó porque era suplente. ¡Naaah, no podés! De hecho, Mary le dice que ya tiene otro novio... ¡el campeón de tenis! Superman lo droga para poder reemplazarlo. Los matones entran al partido camuflados de jugadores ¡y con un cuchillo! Se zarpan. Al final, el pibe deja el football por pedido de la zorra de su novia. ¡Puaj!

• Action Comics N° 5

Lois es una muy mala persona, por no decir un sorete, al punto que deja a Clark sin trabajo buscando su propio beneficio. Superman lucha contra una inundación. Al final, parece que Lois se lo transa, pero no lo muestran. “La primera vez que me llevaste así tuve miedo —le dice—. ¡Pero ahora amo esto, igual que te amo a vos!”. Extraña concepción del amor.

• Action Comics N° 6

Superman lucha contra unos tipos que dicen ser sus representantes. Lois droga a Clark para afanarle una noticia. Nada más que agregar.

• Action Comics N° 7

Superman se transforma en parte de un circo para salvarlo económicamente. No tiene gollete, porque el resto de los números no le importan a nadie; y cuando él se vaya el circo volverá a ser una porquería. Malísimo.

20 de febrero de 2017

Familia Biertosz (foto de 1938)

La familia Biertosz viajó desde Bielorrusia (actual Belarús, integrante entonces por la Unión Soviética) hasta Paraguay para buscar mejores condiciones de vida. En la foto, tomada en 1938 para confeccionar sus pasaportes, aparecen Simón Biertosz junto a su esposa Ana y sus hijas Ksenia (arriba) y Teofania (abajo).

19 de febrero de 2017

Familia Sawicki en Misiones (foto de 1938)

La familia Sawicki viajó desde Ucrania hacia Misiones, Argentina, en busca de mejores condiciones de vida. En la foto, tomada en 1938, están Alejandra (tía de los cinco niños que aparecen), Ignacio, Basilio y María (padres de los niños), Víctor, Juan, Gregorio y Basilicia (con la cara fuera de foco), que recibió su nombre en honor a su hermana Basilicia, asesinada un año antes por defender los derechos de su familia.

18 de febrero de 2017

La masacre de Oberá (1937)

Por Martín Estévez

Acabo de descubrir quién fue el asesino de mi tía-abuela. No lo saben sus hermanos (uno era mi abuelo) y tampoco sus sobrinas (una es mi mamá), pero yo acabo de enterarme. Les juro que no es un chiste, ni un truco, ni una metáfora. Me acaba de pasar. Y lo único que se me ocurrió es denunciarlo acá, para que se enteren todos.

Cuento la historia tal como sucedió. Hace un rato, estaba en internet buscando información sobre el año 1936. Lo hago porque me gusta salvar historias que empiezan a ser olvidadas, y contarlas en facebook o en mis blogs. Parecía un día normal.

Encontré en wikipedia la mención de una manifestación de trabajadores en Oberá, Misiones, que terminó con 4 muertos por represión. Enseguida recordé una historia que me había contado mi abuelo Víctor antes de morir: la de su hermana Basilicia, asesinada en esa provincia durante una protesta de campesinos.

Me entusiasmé con la idea de que tuvieran relación, así que corrí a esa especie de autobiografía que escribí sobre Víctor, y comprobé que la muerte de su hermana había sido precisamente en 1936. 

Sentí un escalofrío en el cuerpo.

Decidí, aunque no tenía forma de comprobarlo, imaginar que ella había sido una de las manifestantes. Me pareció bien completar así esa parte de su historia (y de mi historia) porque, en definitiva, para mí significaba lo mismo si ella, una joven ucraniana y luchadora, había muerto en esa manifestación o en otra que había sido el mismo año, en la misma ciudad, y donde había mostrado la misma valentía.

El cuchillazo llegó cuando encontré este texto:

"Las investigaciones posteriores demostraron la culpabilidad de las fuerzas policiales. Basilicia Sawicki, una niña de 14 años, se cuenta entre las víctimas".

Ahora sí, no había dudas. Ella estaba ahí. Enseguida descubrí que hay muchos textos que hablan de "La masacre de Oberá", ocurrida el 15 de marzo de 1936, cuando inmigrantes ucranianos, rusos y polacos se manifestaron para pedir que les pagaran un poco más por lo que cosechaban en el campo. 

El apellido de Basilicia aparece como Sawicki, pero también como Savinski, problema típico al traducir los apellidos (mi mamá es Sawicki, su hermana es Saviski). Consta que no sólo murió Basilicia, sino también su tío Juan Melnik, que no participó de la protesta, pero recibió un balazo en las cercanías.

En mi familia nunca habían hablado sobre esto, y yo supe de repente que, sobre la manifestación en la que mataron a mi tía-abuela, existe un documental llamado Quieta Non Movere; el libro La masacre de Oberá; un mural en una plaza de Misiones; y que se hizo un acto en homenaje cuando se cumplieron 80 años, en 2016. 

Descubrí también el nombre de su asesino: el comisario Leandro Berón, que no sólo disparó contra los manifestantes sino que permitió que las mujeres detenidas fueran violadas y los hombres, torturados.

Cada palabra que encontré engrandece la lucha de esos trabajadores, que sufrían hambre y decidieron unirse, por ellos y por su pueblo. Jamás hubiera pensado que Basilicia tenía apenas 14 años, y que había decidido ir en representación de su familia, porque era la mayor de los cinco hermanos. Se me llenaron los ojos de algo que no eran lágrimas, sino orgullo.

No quiero alargar este texto, porque no hace falta. Y la verdad es que no encuentro palabras, todavía, para describir lo que significa esta historia para mí. Tal vez lo entienda con los años.

Sólo comparto dos frases más que encontré, y que me siguen conmoviendo:

"Para varias familias hay un antes y un después de ese triste 15 de marzo del año 1936. Principalmente para la familia de Basilicia Sawicki, la niña de 14 años fallecida ese día".  (texto completo)

"En Misiones, ni los manuales escolares, ni los discursos oficiales, recuerdan la matanza. La provincia 'eligió olvidar'"(texto completo)

Después de la masacre, la provincia se llamó a silencio, por conveniencia, por dolor o por miedo. "Babu nunca habla sobre su hermana", me decía mi abuela sobre Víctor, y yo no entendía por qué. Hasta hoy.

Esa familia que vivió un antes y un después en 1936 era la de mi abuelo, es la mía. Miro sus caras en una foto de 1937 y me parece entender, en sus ojos apagados, el dolor.

Los obligaron a guardar silencio para que la lucha de sus compañeros, de sus vecinos, de sus amigos quedara en el olvido, pero Víctor no estuvo de acuerdo y, por suerte, una tarde me lo contó:

"Basilicia reclamaba por la gente, para que nos trataran mejor. Un vez fueron a reclamarle al comisario y mataron a varios. Una era Basilicia".

Gracias a eso, hoy reconstruí esa historia, vi un documental que me contó por qué asesinaron a la hermana de mi abuelo y me emocioné, 81 años más tarde, con una lucha que el Estado y sus cómplices quisieron ocultar.


Si cada vez que respiro recuerdo a Luciano Arruga, a Mariano Ferreyra, a Darío Santillán, a Maxiliano Kosteki, a Jorge Julio López y a tantas personas asesinadas por luchar por los demás, ahora me acompañará también el nombre de Basilicia Sawicki, con la doble honra de que luchó por mi abuelo, y de que mi abuelo trajo su historia hasta mí.

No creo que lo que somos se lleve en la sangre, pero sí estoy seguro de que el amor que ofrecemos en cada lucha se transmite de persona en persona. Al amor que nos dio Basilicia, cuando tenía apenas 14 años, quisieron borrarlo. Pero, gracias a Víctor, y gracias a esta tarde, nunca, pero nunca, va a quedar en el olvido.

En cada 15 de marzo, y en cada día, y en cada minuto, hermosa Basilicia, prometo abrazar tu recuerdo.